Derecho Fiscal

Abogado derecho inmobiliario

Impuestos y gastos al comprar o vender vivienda

Cuando alguien quiere comprar una casa, vender un piso, embarcarse en un proyecto urbanístico o hacer cualquier gestión inmobiliaria se encuentra indefenso ante los intereses de las agencias. Con la ayuda de un abogado de derecho inmobiliario, esto puede cambiar.


En Barcelona existen diversos gastos e impuestos derivados de la compraventa de un inmueble. Veamos cuáles.


Al comprar

IVA: comprar un bien inmueble en 2018 supone el 10% de IVA. Más gráficamente, supondría 50.000€ si compramos una vivienda de 500.000€. Si es pública, puede ser del 4%, aunque varía en función de la Comunidad Autónoma.

Acto jurídico documentado (IAJD): este impuesto se genera al firmar en el notario e inscribirse en el registro, es decir, se genera en nuevas viviendas. El tipo de gravamen oscila entre el 0,5 y el 1,5%. En Cataluña es del 1,5%. Ahora bien, si el inmueble es antiguo, se pagará el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales (ITP). La cuantía depende del porcentaje que se aplica sobre el precio escriturado y de la comunidad autónoma en la que se encuentre la casa, aunque por regla general se aplica un tipo de entre el 6% y el 10%. En Cataluña es del 10%.

Gastos derivados de la compra: hablamos de diferentes variables.

Tasación del piso: se convierte en obligatoria cuando se financia con una entidad independiente, es decir, con una entidad bancaria. Cada banco confía en su tasadora pero es posible hacerlo con una tasadora independiente ya que está estipulado por normativa legal.

Gastos de notaría: este gasto es igual en todo el país ya que los estipula el Estado. En el caso del otorgamiento de la escritura pública de compraventa, los precios están entre 600 y 875 euros, dependiendo del precio del inmueble.

El registro de la propiedad: también cuesta dinero inscribir las escrituras que ha firmado el notario. De nuevo, los honorarios están fijados por normativa y dependen directamente del precio del inmueble, aunque suelen situarse entre 400 y 650 euros.

Gastos de gestoría: se trata de un gasto opcional y que varía en cada gestoría, aunque puede rondar los 300€.


Al vender

IRPF: cuando vendemos estamos ganando dinero, así que, al suponer una ganancia patrimonial, habrá que declararlo en la renta. Eso sí, si en vez de ganar perdemos dinero, no hará falta tributarlo ya que se considerará como una pérdida patrimonial.

Plusvalía municipal: este impuesto, del que ya hemos hablado, grava el valor del bien inmueble desde que se compró hasta que se vende. Tras la crisis, la pérdida de valor inmobiliario ha convertido este impuesto en ficción legal y se puede reclamar una vez liquidado.

Gastos derivados del notario: si cuando el vendedor se dispone a vender su piso aún está pagando la hipoteca se presentan dos opciones: cancelar anticipadamente el préstamo o subrogar la hipoteca. Ambas acciones conllevan una serie de comisiones que pueden superar el 0,5% del capital de la hipoteca.

Si quiere evitar engaños o pagar de más, póngase en contacto con nosotros.

Hay que distinguir entre la buena planificación fiscal y la evasión de impuesto. Una funciona dentro del marco legal y la otra puede acarrear graves sanciones económicas o, incluso, la cárcel. La planificación es una herramienta totalmente legal. Ayudará a conseguir los objetivos de la empresa mientras se reducen gastos. Está comprobado que las empresas que diseñan un plan fiscal pagan menos impuestos, todo esto sin incurrir en delito.




¿Quiere más información?

Primera consulta on-line GRATIS

Envío gratuito de las dudas más frecuentes en fiscalidad

Rellene el formulario o contáctenos vía e-mail