Derecho Fiscal

Derecho Fiscal

Nuestro despacho de abogados se especializa en asesoría fiscal en Barcelona y alrededores.


El derecho fiscal es aquella rama del derecho que se encarga de todos los asuntos que tienen que ver con los impuestos. Le ofreceremos las mejores soluciones a cualquier problema tributario que pueda surgir en su negocio o en su día a día. Asesoramos tanto a empresas como a particulares y desde nuestro nacimiento hemos tenido como objetivo principal dar un servicio de calidad a un precio razonable.


Contamos con un equipo de abogados experto en fiscalidad que le acompañarán íntegramente durante todo el proceso, asesorándole en materia económica pero también legal.

  • Procedimientos con HaciendaProcedimientos con Hacienda
  • Planificación fiscalPlanificaión fiscal
  • Representación ante delitos fiscalesRepresentación ante delitos fiscales
  • Plusvalia municipal en BarcelonaPluscalia municipal en Barcelona

¿Tiene que hacer una gestión con Hacienda y no sabe cómo?

¿Reclamar a Hacienda? ¿Saldar una deuda con Hacienda? ¿Ha recibido una demanda de la Administración, o un embargo? ¿Cree que puede reclamar su declaración de la renta? Si se siente indefenso ante la Agencia Tributaria nosotros lo defenderemos. Años de experiencia nos han demostrado que Hacienda no siempre tiene la razón. Las inspecciones de Hacienda son algo muy común, sobre todo a autónomos (el 75% de los inspectores centran sus esfuerzos en ellos). Así que no hay motivo para asustarse. Sin embargo, si teme haber cometido un error en su contabilidad o no sabe cómo llevarla, nuestra experiencia fiscal se encargará de ponerlo todo en orden. Poniéndose en nuestras manos evitará reclamaciones o embargos de la Administración.

La planificación fiscal es el conjunto de todas aquellas herramientas que se encuentran dentro del marco legal-tributario. Estas son útiles para evitar posibles riesgos fiscales. Es decir, es una estrategia efectiva para pagar menos impuestos. La suelen llevar a cabo los asesores fiscales.


La figura del asesor fiscal es muy importante tanto para empresas como para particulares que necesitan mejorar sus resultados económicos. Desde Viola Pérez Abogados Fiscalistas trabajamos siempre dentro del marco legal, velando por la tranquilidad, los intereses y la seguridad de nuestros clientes. No nos limitamos solo a aplicar unas determinadas herramientas establecidas, sino que analizamos y nos adaptamos a la realidad tributaria, que está en constante cambio.


La planificación fiscal no tiene por qué ceñirse solo a las empresas. También se utiliza para tributar menos en herencias, gestiones de Airbnb y todos aquellos asuntos que tienen que ver con los impuestos. Por esta razón, hasta un particular se puede beneficiar. La planificación fiscal varía mucho dependiendo de cada caso, por lo que contar con un asesor que trabaje por la seguridad del proyecto es esencial.

Hay que distinguir entre la buena planificación fiscal y la evasión de impuesto. Una funciona dentro del marco legal y la otra puede acarrear graves sanciones económicas o, incluso, la cárcel. La planificación es una herramienta totalmente legal. Ayudará a conseguir los objetivos de la empresa mientras se reducen gastos. Está comprobado que las empresas que diseñan un plan fiscal pagan menos impuestos, todo esto sin incurrir en delito.


La imputación ante un delito fiscal puede deberse a varios factores, pero si aceptamos su caso estamos seguros de que podemos ganarlo. Nuestros abogados son expertos en la defensa ante este tipo de delitos. ¿Cuándo se comete delito fiscal? Hay ciertos requisitos que se han de cumplir para incurrir en delito fiscal. El primero es que se deben de superar los 120.000 euros defraudados. El importe de lo defraudado se referirá al año natural a no ser que el que lo cometa sea una organización criminal o por personas o entidades que actúen bajo la apariencia de una actividad económica real sin desarrollarla de forma efectiva. En este caso, el delito se perseguirá una vez superados los 120.000 euros sin necesidad de atender al año natural. Además, el delito puede agravarse si se superan los 600.000 euros defraudados o si lo comete una organización criminal.
¿Cuál es el castigo?
Se castigará con las siguientes penas conjuntas: La pena es de prisión de uno a cinco años. Multa del tanto al séxtuplo de la cuantía defraudada. Medidas accesorias. Pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de tres a seis años. En caso de que el delito se haya agravado bien superando los 600.000 euros o bien si lo ejerce una organización criminal, el castigo será mayor y consistirá en: Prisión de dos a seis años. Multa del doble al séxtuplo de la cuota defraudada Pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de cuatro a ocho años. ¿Se puede atenuar el castigo?

Los Jueces y Tribunales podrán imponer la pena inferior en uno o dos grados (art. 305.6 CP): Al obligado tributario o al autor del delito siempre que, antes de que transcurran dos meses desde la citación judicial como investigado satisfaga la deuda tributaria y reconozca judicialmente los hechos. A otros partícipes en el delito distintos del obligado tributario o del autor del delito cuando colaboren activamente: – Para la obtención de pruebas decisivas para la identificación o captura de otros responsables. – Para el completo esclarecimiento de los hechos delictivos. – Para la averiguación del patrimonio del obligado tributario o de otros responsables del delito. Por lo tanto En el caso de cometer un delito fiscal lo mejor es siempre acudir a un abogado fiscalista que le aconseje de la mejor forma posible. El entramado tributario es muy complejo y a veces se cometen errores, pero Hacienda no siempre lleva la razón. En Viola Pérez podemos ayudarle. ¿Hablamos?

La plusvalía municipal grava el incremento de valor que experimentan los terrenos urbanos. Es decir, es un impuesto sobre los bienes inmuebles que se aplica al valor del mismo durante su compraventa. El método para determinar el impuesto a pagar viene establecido en el artículo 107.4 del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo. En él se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales. Lo que viene a decir este texto es que al valor del edificio en el momento de la transacción se le aplicará un porcentaje. Este porcentaje depende del número de años que se ha poseído el inmueble. Lo estipula el ayuntamiento, por lo que varía dependiendo de la Comunidad. En Barcelona, por ejemplo, oscila entre un 2,7% a un 3,8% en un período de 5 a 20 años. Comienzo del problema Hasta el año 2008, cuando se produjo la caída del mercado inmobiliario, el sistema funcionaba ya que existía una plusvalía real. Los inmuebles se solían transmitir por un precio superior al valor de adquisición. En la actualidad, al ser habitual la transmisión por un precio inferior al de adquisición, la fórmula de cálculo pre establecida en valores que aumentan es una contradicción legal. Es por ello que el Tribunal Constitucional sentenció que las plusvalías municipales eran ficción jurídica. Esto ha beneficiado a propietarios de toda España ya que ahora ese impuesto se puede reclamar. Si al recibir en herencia o donación, así como al vender una vivienda o terreno urbano, usted sufrió una pérdida patrimonial que pueda acreditar (con las escrituras), podrá recuperar el 100% de lo que abonó. Nuestro consejo es que lo haga con nuestra ayuda. Somos abogados fiscalistas expertos en la materia y nos ocuparemos de todo. Recuperará el importe de forma íntegra y lo hará con la mayor tranquilidad y seguridad.