Derecho Fiscal

Representación ante delitos fiscales

La imputación ante un delito fiscal puede deberse a varios factores, pero si aceptamos su caso estamos seguros de que podemos ganarlo. Nuestros abogados son expertos en la defensa ante este tipo de delitos.


¿Cuándo se comete delito fiscal?


Hay ciertos requisitos que se han de cumplir para incurrir en delito fiscal.

El primero es que se deben de superar los 120.000 euros defraudados. El importe de lo defraudado se referirá al año natural a no ser que el que lo cometa sea una organización criminal o por personas o entidades que actúen bajo la apariencia de una actividad económica real sin desarrollarla de forma efectiva. En este caso, el delito se perseguirá una vez superados los 120.000 euros sin necesidad de atender al año natural.

Además, el delito puede agravarse si se superan los 600.000 euros defraudados o si lo comete una organización criminal.

¿Cuál es el castigo?

Se castigará con las siguientes penas conjuntas:
-La pena es de prisión de uno a cinco años.
-Multa del tanto al séxtuplo de la cuantía defraudada.
-Medidas accesorias.
-Pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de tres a seis años.

En caso de que el delito se haya agravado bien superando los 600.000 euros o bien si lo ejerce una organización criminal, el castigo será mayor y consistirá en:
-Prisión de dos a seis años.
-Multa del doble al séxtuplo de la cuota defraudada
-Pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de cuatro a ocho años.

¿Se puede atenuar el castigo?

Los Jueces y Tribunales podrán imponer la pena inferior en uno o dos grados (art. 305.6 CP): Al obligado tributario o al autor del delito siempre que, antes de que transcurran dos meses desde la citación judicial como investigado satisfaga la deuda tributaria y reconozca judicialmente los hechos. A otros partícipes en el delito distintos del obligado tributario o del autor del delito cuando colaboren activamente:

– Para la obtención de pruebas decisivas para la identificación o captura de otros responsables.

– Para el completo esclarecimiento de los hechos delictivos.

– Para la averiguación del patrimonio del obligado tributario o de otros responsables del delito.

Por lo tanto En el caso de cometer un delito fiscal lo mejor es siempre acudir a un abogado fiscalista que le aconseje de la mejor forma posible. El entramado tributario es muy complejo y a veces se cometen errores, pero Hacienda no siempre lleva la razón. En Viola Pérez podemos ayudarle. ¿Hablamos?




¿Quiere más información?

Primera consulta on-line GRATIS

Envío gratuito de las dudas más frecuentes en fiscalidad

Rellene el formulario o contáctenos vía e-mail