Cómo acogerse a la Ley Beckham

Cómo acogerse a la Ley Beckham

El sistema tributario español es conocido por ser uno de los más implacables de toda la Unión Europea. Sin embargo, existen ciertas opciones y estrategias fiscales que pueden aplicarse en algunos casos para ahorrar dinero al pagar impuestos. Una de ellas es la Ley de Impatriados, mejor conocida como la Ley Beckham. 

¿Qué es el régimen de impatriados? 

El Régimen Fiscal de Impatriados es un régimen de aplicación voluntaria que se encuentra regulado por la Ley IRPF art. 93 y disposición transitoria 17ª y por los artículos 113 a 120 del reglamento del IRPF. Los principales modelos para su aplicación son el modelo 149, 150 y 151. 

Este régimen aplica específicamente al trabajador impatriado, es decir, aquel que suscribe un contrato laboral con un empleador extranjero para prestar servicios en España. También se considera trabajador impatriado a la persona extranjera que se desplaza a España para suscribir un contrato de trabajo con un empleador español. 

Al régimen fiscal de impatriados también se le conoce como Ley Beckham, puesto que uno de los primeros en beneficiarse de ella fue el futbolista David Beckham para su fichaje por el Real Madrid. Desde que este régimen tributario entró en vigor el 1 de enero de 2004, ha recibido muchísimas críticas y sustanciales modificaciones. 

¿Cómo funciona la Ley Beckham?

La Ley Beckham es un régimen fiscal que permite a los extranjeros que vienen a trabajar en España pagar una tarifa impositiva fija del 24% solo por los ingresos obtenidos en España. Acogerse a esta ley libra al trabajador impatriado de tener que pagar el impuesto progresivo del 19-45% que se aplica a la gran mayoría de residentes fiscales. 

De esta manera, quienes están bajo la Ley Beckham terminan pagando un porcentaje mucho menor de impuestos, lo que se traduce en un ahorro muy significativo durante el año. Sin duda, se trata de un régimen que pretende captar o atraer talentos extranjeros para que aporten su trabajo al territorio español sin que la tributación represente un problema para ellos. 

El pago de impuestos antes y después de la Ley Beckham 

Para entender cómo funciona la Ley Beckham es conveniente repasar cómo era el pago de impuestos antes de su implantación y cómo es ahora bajo el nuevo régimen. 

Antes de la Ley Beckham, los extranjeros que ingresaban a España por motivos laborales se convertían en residentes fiscales al cabo de seis meses, con las siguientes obligaciones: 

  • Pagar el Impuesto sobre la Renta por los ingresos obtenidos dentro y fuera de España. 
  • Pagar un porcentaje progresivo del 19 al 45%, que aumentaba a la par con los ingresos. 

Después de que la Ley Beckham entró en vigor, el panorama cambió favorablemente para los trabajadores impatriados, y ahora: 

  • Tributan bajo un régimen especial similar al de los no residentes durante los primeros seis años en el país. 
  • Pagan impuestos únicamente por los ingresos obtenidos en España. 
  • Pagan un porcentaje fijo del 24% hasta la cantidad de 600.000 euros. 

Requisitos: ¿cómo acogerse a la Ley Beckham? 

Sin duda, el régimen fiscal de impatriados es una opción muy llamativa para la enorme cantidad de extranjeros que se mudan a España por motivos laborales. Ahora bien, es importante aclarar que acogerse a la Ley Beckham requiere del cumplimiento de un conjunto de requisitos:

  1. No haber sido residente en España durante los 10 periodos impositivos anteriores al desplazamiento al territorio español. 
    1. Este requisito aplica tanto a extranjeros como a ciudadanos españoles que no hayan residido en el país en los pasados 10 años.  
  2. El desplazamiento a territorio español debe ser motivado por el inicio de una relación laboral, ya sea de régimen general, especial o estatutario.
    1. Debe haber una conexión directa entre la llegada del trabajador a España y el inicio de la relación laboral. 
    2. Si posterior al desplazamiento ocurre el despido del trabajador, el régimen especial de impatriados no se extingue. 
    3. El trabajador puede suscribir dos contratos a tiempo parcial y continuar bajo el régimen de impatriados. 
    4. Si cuenta con ingresos por un trabajo en el extranjero, estos no pueden superar el 15% del total de ingresos. 
  3. Los extranjeros que vienen a España a ocupar puestos administrativos en una empresa no podrán ser poseedores de más del 24% de la empresa. 

¿Quiénes pueden solicitar acogerse a la Ley Beckham? 

Podrán acogerse a la Ley Beckham los extranjeros que se trasladen a España bajo alguna de las siguientes circunstancias: 

  • Que suscriban un contrato laboral con una empresa extranjera para trabajar en una filial española. 
  • Que suscriban un contrato laboral con una empresa española. 
  • Que se trasladen a España para ocupar puestos administrativos en una empresa. 
  • Expatriados que posean rentas altas y ocupen cargos directivos o de gestión en una empresa. 

Ahora bien, hay algunas excepciones para la aplicación de este régimen especial en el caso de: 

  • Profesionales autónomos o por cuenta propia. 
  • Directores de empresas. 
  • Atletas deportivos profesionales. 

¿Cómo evitar el exit tax

Mudarse a España para trabajar bajo el Régimen Fiscal de Impatriados es una muy buena opción para reducir la carga fiscal en el pago de impuestos, al menos durante los primeros seis años. Ahora bien, otro panorama surge para los contribuyentes españoles con rentas altas que deseen cambiar su residencia fiscal a otro país, puesto que tendrán que pagar el exit tax o Impuesto de Salida.  

Básicamente, el exit tax es un tributo que aplica a las personas que pierden su condición de residente fiscal en España por mudarse a otro país. Tiene como propósito luchar contra los cambios de domicilio fiscal enfocados a evadir o pagar menos impuestos. 

¿A quiénes afecta el exit tax

Por fortuna, el Impuesto de Salida o exit tax no afecta a la mayoría de los residentes españoles, sino solo a los contribuyentes con un alto volumen de patrimonio personal. Están obligados a pagar este impuesto: 

  • Quienes hayan tenido su residencia fiscal en España durante 10 de los 15 periodos impositivos anteriores a la última declaración del IRPF. 
  • Quienes sean residentes fiscales en España y vayan a trasladar su residencia fiscal a un país no perteneciente a la UE o al EEE. 
  • Quienes sean titulares de participaciones o acciones que representan el 25% de una empresa cuyo valor excede el millón de euros. 
  • Quienes sean titulares de una cartera de participaciones o acciones cuyo valor de mercado supera en total los cuatro millones de euros. 

¿Cómo evitar el exit tax

Evitar el exit tax es difícil pero no imposible, y en todos los casos lo más conveniente es buscar asesoría profesional. A continuación, resumimos someramente las estrategias más habituales para evitar este impuesto de salida. 

  • Emigrar a otro país miembro de la Unión Europea, lo que permite no pagar plusvalía latente durante 10 años. 
  • Emigrar con un desplazamiento temporal por motivos laborales, a fin de aplazar la aplicación del exit tax por un lapso de cinco años (prorrogables). 
  • Ejecutar una reorganización patrimonial y empresarial para salir del umbral del exit tax, tal vez invirtiendo en valores de renta fija o realizando fusiones, donaciones, adquisiciones, etc. 
  • Pagar el exit tax y solicitar una devolución de ingresos indebidos si no se ha vendido la empresa al momento de retornar a España. 
Contacto

Pide tu primera consulta con nosotros

Somos un despacho de abogados fiscalistas en Barcelona especialista en derecho fiscal y tributario. Defendemos a nuestros clientes ante comprobaciones de Hacienda, inspecciones, sanciones, demandas y cualquier procedimiento con Hacienda. Ofrecemos servicios de planificación fiscal y tributaria para que pague menos impuestos, siempre dentro de la legalidad.

En Viola Pérez (titularidad de Viola Pérez) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de responder consultas. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a info@violaperez.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

Comparte el artículo en tus redes

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on pinterest
Comparte en Pinterest