¿Cuál es la condena máxima por un delito fiscal?

¿Cuál es la condena máxima por un delito fiscal?

La condena máxima por cometer un delito fiscal es de 6 años cuando el juez considera que el delito es agravado (se defraudan más de 600.000 euros y lo ha cometido una entidad criminal). Normalmente, una condena por delito fiscal es de 2 a 5 años. Además, la pena suele venir acompañada de una sanción económica.

Cometer un delito fiscal tiene, pues, consecuencias penales. En este artículo hablaremos en detenimiento del delito de fraude fiscal. En Viola Pérez somos expertos en la defensa del contribuyente ante Hacienda y podemos ayudarte si te enfrentas a una inspección por posible fraude fiscal. Contacta con nosotros y permite que te libremos de tus problemas con los impuestos.

¿Cuándo se comete un delito fiscal?

Se comete delito fiscal cuando se defrauda a Hacienda o a la Seguridad Social más de 120.000 euros, ya sea por acción u omisión.

El delito fiscala considera que se está cometiendo un daño patrimonial importante mediante engaño contra la propia Hacienda. De hecho, para que el fraude fiscal cometido se considere delito, debe ser doloso, lo que quiere decir que ha de existir la voluntad de defraudar.

Se puede cometer delito fiscal tanto por ocultación como por disfrutar de devoluciones que no pertocan, o la deducción de gastos falseados, o bien la adjudicación de beneficios fiscales que no corresponden.

En España, los casos de fraude fiscal más sonados han sido los de algunos futbolitas como Xabi Alonso, la cantante Shakira o los protagonistas de la serie Cuéntame, Ada Duato e Inmanol Arias.

¿Cuál es la diferencia entre delito e infracción tributaria?

La diferencia entre delito fiscal e infracción tributaria es que se considera delito a una infracción tributaria que supere los 120.000 euros. Normalmente, defraudamos a Hacienda cuando ocultamos o evadimos impuestos, pero esto suele castigarse con una sanción económica que determina la propia Hacienda. El delito, sin embargo, se castiga por lo penal (comporta cárcel) y lo determina un Juez.

¿Cuáles son los tipos de delito fiscal?

Existen tres tipos de delito fiscal: el delito fiscal persé, el atenuado y el agravado. El delito fiscal ya lo hemos definido, por lo que vamos a centrarnos en los otros.

Tipo Atenuado

  • Un delito fiscal puede ser atenuado si el contribuyente reconoce los hechos y paga la deuda antes de que transcurran dos meses desde la citación judicial como investigado.
  • Además, los participantes en el delito que no sean el contribuyente investigado pueden atenuar sus propias penas si colaboran con la investigación.

Tipo agravado

  • Un delito fiscal es agravado cuando se defraudan más de 600.000 euros
  • Además, ha de haberlo cometido una organización criminal.
  • Por último, se han tenido que usar instrumentos que hayan opacado la cantidad defraudada y el causante del delito: cuentas en paraísos fiscales, testaferros o entramados societarios fraudulentos.

El delito fiscal siempre puede quedar exento si el contribuyente paga de forma voluntaria sus deudas antes de que se le inicie una inspección.

¿Qué consecuencias tiene el delito fiscal?

El delito fiscal se puede penar con de 1 a 5 años de cárcel, además de una sanción de hasta seis veces la cantidad defraudada. En muchos artículos de internet se transcribe exactamente lo que indica el artículo 305 del código penal; que la sanción por delito fiscal puede ser «del tanto al séxtuplo de la cuantía de lo defraudado«. Esto significa que puede ser la misma cantidad o seis veces más.

Por ejemplo, si cometes un delito de fraude fiscal por valor de 150.000, podrías pagar como multa 150.000 euros o bien hasta esa cantidad multiplicada por seis: 900.000 euros.

El importe de una sanción por delito fiscal en 2022 también se mantiene en del tanto al séxtuplo de la cuantía de lo defraudado.

Además de la pena de cárcel y sanción, se puede castigar al contribuyente con la pérdida de los beneficios fiscales que pueda disfrutar, así como de cualquier deducción de Hacienda que le permita ahorrar en impuestos. Por lo tanto, el defraudador pasará a pagar la cuantía íntegra de cada uno de los tributos que esté obligado a presentar, sin posibilidad de deducir IVA, IRPF o Impuesto de Sociedades.

¿Cuándo prescribe el delito fiscal?

El delito fiscal prescribe a los cinco años, aunque si es un delito agravado no lo hará hasta los diez. Por su parte, la defraudación a Hacienda prescribe a los 4 años.

Contacto

Pide tu primera consulta con nosotros

Somos un despacho de abogados fiscalistas en Barcelona especialista en derecho fiscal y tributario. Defendemos a nuestros clientes ante comprobaciones de Hacienda, inspecciones, sanciones, demandas y cualquier procedimiento con Hacienda. Ofrecemos servicios de planificación fiscal y tributaria para que pague menos impuestos, siempre dentro de la legalidad.

En Viola Pérez (titularidad de Viola Pérez) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de responder consultas. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a info@violaperez.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

Comparte el artículo en tus redes

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on pinterest
Comparte en Pinterest