¿Quién cobra primero en un concurso de acreedores?

Te contamos quién cobra primero en un concurso de acreedores y cuándo tienes que solicitarlo

Últimamente, nuestros clientes nos preguntan quién cobra primero en un concurso de acreedores. Lo hacen porque están esperando a que este se haga efectivo y necesitan el dinero. Y es que, por culpa de la crisis del coronavirus, las empresas se encuentran en una situación insostenible: no perciben beneficios y tienen que saldar deudas que ya no pueden pagar.

Cuando una empresa se encuentra en una crisis de liquidez y no puede hacer frente al pago de sus deudas puede solicitar el concurso de acreedores. Es un mal trago para el empresario porque, muchas veces, esto significa el cierre de su actividad. El concurso de acreedores pretende saldar las deudas de una empresa para evitar fraudes o pagos preferentes de unas deudas sobre otras. El concurso de acreedores está previsto en la Ley Concursar, y en ella se detalla el procedimiento a seguir cuando se solicita y el orden del pago de la deuda. Gracias a esta Ley podemos saber quién cobra primero en un concurso de acreedores.

¡Vamos a verlo! Y recuerda que, si necesitas asesoría fiscal para que un abogado te defienda durante un concurso de acreedores, puedes contactar con nosotros a través de este link.

¿Quién cobra primero en un concurso de acreedores?

La Ley Concursal establece una relación de prelaciones y privilegios entre los distintos acreedores del deudor. Estas relaciones vienen determinadas normalmente por dos variables: por un lado la condición del propio acreedor (entidad pública, trabajador, etc.), y por otro la propia relación negocial o jurídica de la deuda.

A la hora de cobrar cada acreedor debe conocer de qué manera está reconocido su crédito en el concurso, teniendo en cuenta que hay tres grupos principales de acreedores:

  • Privilegiados
  • Ordinarios
  • Subordinados

Normalmente, quien cobra primero son los créditos que se han visto afectados posteriormente a la solicitud del concurso, llamados créditos contra la masa. Después irían los acreedores con garantía o hipoteca (normalmente bancos), seguidos de los trabajadores, las administraciones públicas (Hacienda, la Seguridad Social…) y finalmente los proveedores y los socios. Vamos a desarrollarlo mejor.

Créditos contra la masa, el que cobra primero en un concurso de acreedores

Como ya hemos dicho, los créditos contra la masa son los que se generan después de solicitar el concurso de acreedores. Ahora vamos a explicar quiénes son los créditos contra la masa o, mejor dicho, qué acreedores son los que tienen derecho a considerarse los primeros en cobrar.

Bien, estos créditos abarcan, por un lado, los pagos a los que haya que hacer frente tras la declaración del concurso, como indemnizaciones por despido improcedente,. Por otro lado, incluyen también los últimos 30 días de salario de los empleados de la sociedad, siempre que estos no superen el doble del salario mínimo profesional. Por ejemplo, a 2020 el SMI se sitúa en 950 euros, por lo que el crédito (o salario, más bien) no podría superar los 1900 euros.

Todos estos asuntos son los que se cobrarán primero en un concurso de acreedores.

Los créditos privilegiados, ordinarios y subordinados

Vamos a explicar ahora quiénes son los créditos privilegiados, ordinarios y subordinados y quién cobra primero en un concurso de acreedores.

  • Los acreedores privilegiados son los segundos que cobran en un concurso de acreedores. Pueden tener privilegio especial, como puede ser el banco teniendo prioridad con la deuda de una hipoteca, o tener privilegio general. Estos acreedores generales serían, por ejemplo, los créditos públicos de la Seguridad Social o de la Hacienda Pública.
  • Los acreedores ordinarios serían aquellos que no cuentan con ningún privilegio. Cobrarán únicamente cuando haya cobrado los acreedores privilegiados y tendrán que repartirse el crédito que quede disponible. En esta categoría se encuentran los proveedores, aquellos que no tienen un contrato de carácter privilegiado con la empresa y que, por lo tanto, lo tienen más difícil.
  • Los acreedores subordinados son los últimos en discordia. Abarcan desde las multas, sanciones, deudas con socios, intereses de créditos e incluso las deudas cuya comunicación se ha producido fuera del plazo designado por el administrador concursal. Cobrarán una vez se hayan satisfechos los créditos ordinarios, si fuera el caso y existiera aún crédito… Lo que quiere decir que, probablemente, no lleguen a cobrar.

¿A quién beneficia el concurso de acreedores?

Lo cierto es que nadie sale ganando pero, más o menos, todos salen algo beneficiados. La empresa tiene la oportunidad de liquidar sus deudas y, de alguna forma, empezar de cero si consigue recuperarse del embate. Los acreedores tienen la oportunidad de cobrar sus deudas pero, muchas veces, o no lo consiguen o terminan percibiendo una cantidad de dinero menor a la pactada.

De hecho, en el concurso de acreedores empieza a ser habitual que los bancos tengan que asumir y aceptar quitas de entre el 10% y el 50% de la cantidad adeudada, razón por la cual las entidades financieras suelen presionar y negociar a la desesperada con la empresa para evitar la entrada en concurso de acreedores.

Por su parte, los trabajadores no solo tienen que asumir limitaciones en las cantidades percibidas, sino que es habitual que tengan que recurrir al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) para cobrar. En caso de insolvencia de la compañía, este organismo público asume los salarios de los empleados con un máximo de 120 días (sin que el sueldo diario pueda superar el doble del SMI) y las indemnizaciones, con un tope de una anualidad y sin que la base de cálculo supere tampoco el doble del SMI diario.

Te asesoramos y acompañamos durante un concurso de acreedores

Como ves, el concurso de acreedores es un proceso muy complicado. Sin embargo, gracias a una buena asesoría fiscal puedes salir ganando, tanto si eres el acreedor como el endeudado.

Si necesita asesoría fiscal, puede contactar con nosotros por teléfono para pedir una consulta (atendemos de 9:00-14:00 y de 15:00 a 18:30h) o e-mail:
E-mail: info@violaperez.com
Teléfono: 932228696

O, si prefiere que le contactemos nosotros, rellene el siguiente formulario explicando brevemente su caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *