¿Cómo declararse insolvente en España?

Cancelar las deudas con Hacienda al declararse insolvente en España es posible a través de la ley de la segunda oportunidad

Declararse insolvente en España puede ser la solución para librarse de una deuda y empezar de cero. Y es que, a veces, resulta imposible poder devolver el dinero que se debe, por mucho que uno quiera. Si este es tu caso, hoy queremos decirte que tu problema tiene solución. Esa solución es la Ley de la Segunda Oportunidad. ¿Te suena? Lleva vigente desde 2015 pero muy pocos conocen su existencia (de hecho, solo 12.000 personas se han acogido a ella). Esta ley permite empezar de cero a aquellos contribuyentes arruinados que no pueden hace frente al pago de su deuda. De esta forma, una persona puede declararse insolvente en España y, así tener, literalmente, una segunda oportunidad de empezar su vida.

En Viola Pérez somos expertos en defender al contribuyente frente a Hacienda. Si buscas anular tus deudas y empezar de cero, contacta con nosotros. Estudiaremos tu caso, te diremos si puedes acogerte a la Ley de la Segunda oportunidad y comenzaremos los trámites pertinentes para declararte insolvente. Accede aquí a nuestro formulario.

¿Qué es la Ley de la Segunda Oportunidad y por qué sirve para declararse insolvente en España?

La Ley de la Segunda Oportunidad es el salvavidas de muchas familias que, arruinadas, no pueden pagar su deuda a Hacienda. Fue publicada en el BOE en julio de 2015. El concepto de esta ley es que permite empezar de cero a las personas físicas insolventes siempre que cumplan una serie de requisitos. Sin embargo, la legislación española dejaba fuera de posible exoneración los créditos de derecho público, así como los créditos por alimentos contraídos tras un divorcio. La primera de estas excepciones, denunciaron entonces varios fiscalistas, convertían la iniciativa en poco más que papel mojado para la mayoría de las familias arruinadas.

La ley de segunda oportunidad permite ajustar las deudas a las posibilidades económicas reales de las personas en situación de sobreendeudamiento. Mediante esta ley las deudas se reestructuran, se reducen e incluso se eliminan.

El año pasado, el Tribunal Supremo dictaba una sentencia que cambiaba la Ley de la Segunda Oportunidad y hacía referencia a los créditos de derecho público. El fallo deja en manos de los juzgados de lo mercantil el fraccionamiento de la parte no exonerable del crédito público (hasta ahora Hacienda tenía la última palabra). Además, abre la puerta a que a los deudores se les perdone más de la mitad de la deuda contraída con las administraciones públicas. La otra mitad podrán abonarla en un plan de pagos fraccionados de hasta cinco años que tenga en cuenta su capacidad económica real.

La sentencia sobre la Ley de Segunda Oportunidad no significa que siempre se pueda perdonar el 100% de la deuda al contribuyente que se acoja a esta norma. No obstante, si que permite que se le pueda exonerar de hasta un 70% del total y de fraccionar el resto para poder pagarlo en cuotas.

Una ley que pasa desapercibida

Desde que fue aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2015, la ley de segunda oportunidad ha pasado prácticamente desapercibida. Aunque no hay datos oficiales, se calcula que algo más de 12.000 personas han iniciado los trámites para pedir la exención de sus deudas. Las cifras, dicen, se dispararon en 2018 y en los últimos meses se ha producido un goteo incesante de sentencias, algunas tan llamativas como la conseguida en Granada por una mujer de 49 años que llevaba años embargada tras haber firmado como avalista en diversas operaciones de una mercantil de la que su marido era socio. Sus deudas rozaban los tres millones de euros (2.919.000) pero el pasado 12 de marzo, informaba el diario Ideal de Granada, el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Granada declaró concluido el proceso tras acordar concederle “el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho”. Es decir, le perdonó la deuda tras quitarle todos sus bienes: una vivienda y un coche.

¿Cómo declararse insolvente en España y qué significa ser insolvente?

Insolvente es aquella persona que no puede hacer frente al pago de sus deudas.  La declaración de insolvencia como tal no está prevista en nuestra legislación salvo algún supuesto aislado y sin los efectos que se buscan o entendemos se buscan con la pregunta que se nos formula.

Una persona no puede ser declarada insolvente para así pretender eludir el pago de las deudas que haya contraído, pero si no se posee patrimonio con el que responder al pago de la deuda…

En ese caso uno no será declarado formalmente insolvente sino que es simple y llanamente su realidad.

No tendrá bienes para responder del pago de sus deudas y sin necesidad de que sea declarado insolvente lo cierto y verdad es que sí que lo será.

Aquí es donde entra en juego la Ley de la Segunda Oportunidad para declararse insolvente en España y así reducir, reestructurar o eliminar la deuda.

LA LEY DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD EN CATALUÑA PARA CANCELAR DEUDAS CON HACIENDA

Aunque muy lentamente, la ley empieza a coger vuelo. Sobre todo, en Catalunya, de donde corresponde un tercio de los 1.250 concursos presentados por ciudadanos corrientes en el segundo trimestre de este año –según los últimos datos disponibles del Consejo General del Poder Judicia– y 208 de los casi 300 concursos de empresarios.

En Viola Pérez creemos que esta ley puede ayudar a muchas personas que no ven una forma de despegar. Es por ello que nos hemos especializado en ella y hemos estudiado sus entresijos para asegurar, de la mejor manera posible, a aquellos clientes que soliciten nuestro apoyo. Si tienes una deuda con Hacienda que no puedes pagar, cuenta con nosotros. Preséntanos tu caso para cancelar tu deuda con Hacienda.

Si necesitas asesoría fiscal, puedes presentarnos tu caso mediante correo electrónico y le diremos si podemos ganarlo:
E-mail: info@violaperez.com
Pedir cita para hacer una consulta:
Teléfono: 932228696
O, si prefiere que le contactemos nosotros, rellene el siguiente formulario explicando brevemente su caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *