¿Necesita España un plan fiscal contra el coronavirus?

Algunos países de la Unión Europea han puesto en marcha un plan fiscal contra el coronavirus, ¿debería España hacerlo también?

El coronavirus está en boca de todos y la alarma social que ha creado es cada vez mayor. La enfermedad originada en Wuhan, China, ha llegado a España y ya está afectando a la actividad económica del país. ¿Necesita España un plan fiscal para contrarrestar el efecto negativo del coronavirus?

Algunos países de la Unión Europea (UE) ya han puesto en marcha planes fiscales para frenar la desaceleración económica que el coronavirus ha traído consigo.  Estas medidas van dirigidas a potenciar el consumo y el comercio exterior a través de disminuir aranceles y los impuestos indirectos para que las economías no se queden estancadas. Sin embargo, España aún no ha puesto las cartas sobre la mesa.

¿Qué plan fiscal están implementando los otros países de la Unión Europea?

El resto de las economías de Europa están utilizando sus políticas fiscales para potenciar el consumo. Así, están inyectando a los mercados más de 48 mil millones de euros a través de exenciones fiscales, suspensión de aranceles o reduciendo de costes sociales, según datos de Bloomberg. A esto se le debe sumar las diferentes acciones que está realizando la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) con la inyección de liquidez en los mercados y específicamente a corto plazo.

¿Qué debería incluir españa en un plan fiscal contra el coronavirus?

Antes de elaborar cualquier plan fiscal es necesario tener en cuenta cómo puede afectar una epidemia a España en concreto. Por ejemplo: España vive en gran medida del turismo y está claro que, con el coronavirus, habrá un parón en este sector.

Por lo tanto, debemos considerar que el golpe será duro en la demanda de los consumidores. Por lo tanto, ¿qué podemos hacer y qué medidas debemos tomar? Elblogsalmón propone las siguientes:

  • Políticas que potencien la demanda.
  • Políticas de reducción fiscal.
  • Establecer políticas monetarias a través de poner más dinero en circulación y conseguir que el precio del dinero sea más bajo.
  • Establecer políticas cambiarias a través de la eliminación de aranceles para el comercio.

Aranceles y tributos directos

En este marco, las dos herramientas esenciales son los aranceles y los impuestos indirectos. Reducir las barreras arancelarias al comercio permitiría el incremento de las transacciones y el abaratamiento de los costes en especial en aquellos bienes y servicios de consumo corriente, además de ofrecer a los productores nacionales una salida a los mercados exteriores si de forma recíproca el resto de países también toma la misma decisión. Éste es el camino que escogió China al comienzo de su crisis vírica en febrero, donde aprovechó no sólo para cumplir el compromiso con EEUU de reducir aranceles a productos de esta procedencia, sino aplicar una rebaja superior para asegurar el suministro de bienes alimentarios necesarios para millones de personas aisladas por la enfermedad.

Por otro lado, está la actuación sobre los impuestos indirectos. El coste de los productos de consumo masivo tiene una carga de impuestos indirectos como el IVA o los especiales que puede rebajarse mediante la aplicación de medidas transitorias. Sin embargo, actuar sobre otros impuestos de naturaleza directa como pueden ser Renta, Sociedades o las Cotizaciones Sociales no tienen un impacto sobre el corto plazo sino que sirven para el caso de que esta crisis se prolongara más allá de un año, cosa hartamente improbable, además de dañar la recaudación fiscal sin que se obtenga un beneficio aparente.

España, sin margen de maniobra

El cisne negro del coronavirus le pilla a España con el pie cambiado, lo que supone que tiene un muy escaso margen de maniobra para poner en marcha políticas fiscales expansivas (vía suspensión temporal de liquidaciones de impuestos) que mitiguen el impacto de corto plazo. Al contrario de la posición de la mayoría de los países de la Eurozona,la economía española ha cerrado 2019 con un déficit público cercano al 2,5%, una deuda pública ligeramente por debajo del 95,5% y, lo que es peor, habiendo consumido la mayor parte del margen de gasto que ha dado el incremento de recaudación en los impuesto de la Renta, Sociedades y cotizaciones.

Somos un despacho experto en derecho fiscal

Si necesitas asesoría fiscal, puedes presentarnos tu caso mediante correo electrónico. Te diremos si podemos ganarlo y te haremos un presupuesto:
E-mail: info@violaperez.com
Pedir cita para hacer una consulta:
Teléfono: 932228696

Pulsa aquí para ir a nuestro formulario de contacto web. O, si prefieres que te contactemos nosotros, rellena el siguiente formulario explicando brevemente tu caso.

Contacto

Pida su primera consulta con nosotros

Somos un despacho de abogados fiscalistas en Barcelona especialista en derecho fiscal y tributario. Defendemos a nuestros clientes ante comprobaciones de Hacienda, inspecciones, sanciones, demandas y cualquier procedimiento con Hacienda. Ofrecemos servicios de planificación fiscal y tributaria para que pague menos impuestos, siempre dentro de la legalidad.

En Viola Pérez (titularidad de Viola Pérez) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de responder consultas. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a info@violaperez.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

Comparte el artículo en tus redes

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on pinterest
Comparte en Pinterest