Renta 2019: ¿qué hago para no pagar la multa de Hacienda?

Reclamar una multa a Hacienda puede salir favorable

Una multa de Hacienda no es ninguna broma. El plazo para presentar la declaración de la renta correspondiente al año 2018 finalizó el pasado junio. Sin embargo, Hacienda puede enviar al contribuyente un aviso donde se le comunique que ha cometido una infracción durante todo el año. Como consecuencia, el susodicho podría enfrentarse a una elevada multa. Aunque, en algunos casos, al interpelado la multa no le parece justa, la mayor parte de la ciudadanía opta por pagarla igualmente. No obstante, es posible recurrir una multa de Hacienda y evitar perder dinero.

Normalmente, la multa de Hacienda tiene su origen en el despiste. Puede ser que se le haya olvidado entregar un documento o no haya ingresado bien el importe que le tocaba pagar. También podría ser que haya ocultación consciente de datos fiscales.

Pasos para reclamar una multa de Hacienda

En cualquier caso, lo primero que debe hacer el contribuyente al que le han notificado una multa de la Agencia Tributaria es revisar toda la documentación fiscal que tiene en su poder para ver cuál puede haber sido el error. Para muchas personas es una sorpresa recibir este tipo de comunicaciones, pues creen que han obrado de forma correcta y no merecen una penalización; otras saben que pueden haber cometido una falta y esperan que Hacienda no se dé cuenta.

Si no ha entendido con claridad los motivos de la multa, el contribuyente debe acudir en cuanto le sea posible a una oficina de la Administración para que le expliquen cuáles son los errores que ha cometido. En los departamentos de la Agencia Tributaria le aclararán los motivos de la penalización y qué pasos debe seguir a partir de ese momento.

Con bastante frecuencia, el contribuyente ni siquiera sabe que su actuación es punible. Un ejemplo es haber firmado el borrador sin haber reparado en que no incluía todos sus datos fiscales. En otros casos, es la propia Agencia Tributaria quien elabora la Declaración de forma errónea en presencia del ciudadano, que se limita a suscribirla.

En principio, se podría pensar que si este organismo es quien ha elaborado el borrador o la Declaración, no debería castigar a la persona por fallos que ha cometido la Administración. Pero no es así: la responsabilidad es de quien firma el documento. Es responsabilidad del ciudadano llevar toda la documentación, aportar la información y detectar los posibles fallos, porque Hacienda no tiene por qué saberlo todo.

Si, tras este proceso, sigue sin encontrarle sentido a la sanción, lo mejor es que vaya a una asesoría fiscal para que se encarguen de reclamar la multa.

Ahora, vamos con los casos más comunes por los que Hacienda multa a los contribuyentes.

Olvidar presentar una declaración/liquidación a hacienda

Si ha recibido una notificación de Hacienda que le insta a la presentación, no puede hacer nada más que presentar la declaración/liquidación en los plazos que se le indique y pagar la sanción que se le imponga.  El importe variará en función del tiempo que haya pasado desde que venció el plazo legal de presentación. Si no se presenta, le volverá a llevar una sanción, y esta vez mucho más elevada.

Olvidar realizar un ingreso a Hacienda

De nuevo, lo mejor es realizar el ingreso lo antes posible. El pago se podrá realizar en su banco habitual a través de la respectiva carta de pago o incluso por internet para determinadas transacciones como el IVA. Si el tiempo que ha transcurrido es superior al que marca la carta de pago y ya no es válida, tendrá que solicitar una nueva carta de pago.

No tener obligación y recibir igualmente una notificación de hacienda

Esto ocurre más a menudo de lo que parece, pues a veces los datos que constan en Hacienda son incompletos . En este caso, la reclamación es totalmente pertinente y un buen abogado fiscalista puede ocuparse de que Hacienda retire la multa en poco tiempo.

Hay dos vías para reclamar a Hacienda una multa que es totalmente injusta: el recurso de reposición y la reclamación económico-administrativa.

Recurso de reposición para reclamar la multa de Hacienda

El ciudadano multado cuenta con el plazo de un mes desde el día en que recibió la notificación para interponer el recurso de reposición. Para ello tiene que hacer un escrito de interposición donde debe incluir las alegaciones que el interesado formule.

  • Ha de argumentar por qué cree que la sanción no es correcta.
  • También tiene que hacer constar que no ha impugnado el mismo acto en vía económico-administrativa, pues estas dos reclamaciones no pueden estudiarse a la vez.

Al escrito que realiza el ciudadano se le deben adjuntar los documentos que sirvan de base a la pretensión que se ejercite: pagos realizados, comprobantes… todo lo que crea que le puede servir para justificar que se trata de una sanción injusta. Según señala la normativa, a solicitud del interesado se suspenderá la ejecución del acto impugnado. Esto quiere decir que el contribuyente no tendrá que hacer frente al pago de la multa hasta que se resuelva el recurso.

Se puede presentar la reclamación por varias vías: de forma telemática, en las oficinas de la Agencia Tributaria, en Correos y en los registros que existen en los diferentes órganos administrativos. El órgano competente para resolver el recurso estudiará todas las cuestiones que incluya el expediente y en ningún caso podrá empeorar la situación inicial del recurrente. No podrán, por tanto, ponerle una multa superior si detectan que la sanción inicial era menos elevada de lo que debería.

El acto termina mediante una resolución que estime o desestime el recurso interpuesto. En esta notificación comunicarán al ciudadano si mantienen la sanción o si, por el contrario, el contribuyente tenía la razón y retiran la multa.

Recurrir una multa: la reclamación económico-administrativa

Otra posibilidad es reclamar ante el Tribunal Económico-Administrativo. Este organismo tiene ciertas ventajas con respecto a otras vías de impugnación, porque la decisión corresponde a un órgano desvinculado de quien dictó el acto que se revisa, algo que puede otorgarle una mayor objetividad. Los profesionales que componen este organismo son expertos en las materias a las que se refieren las reclamaciones. Si lo desea, puede recurrir a la asistencia jurídica para que le acompañe en este procedimiento. Además del Tribunal Económico Administrativo Central, existen otros órganos en las comunidades autónomas y en los municipios de gran población.

El ciudadano tiene un plazo de un mes desde que se le notifica la sanción o, si ha presentado un recurso previo de reposición, desde el momento en que tiene constancia de que este ha sido desestimado. La reclamación se formula mediante un escrito que no está sujeto a ningún modelo específico, pero en el que es necesario hacer una serie de menciones.

  • En el encabezamiento hay que señalar que se trata de una reclamación económico-administrativa. Se debe indicar el órgano administrativo al que se dirige, es decir, el que ha dictado el acto que es objeto de reclamación (la Agencia Tributaria, etc). Además,se debe poner cuál es el Tribunal Económico-Administrativo competente, el central, el regional o el local.
  • En el contenido de la reclamación debe aparecer la identificación del reclamante (nombre, apellidos y NIF). También se recomienda incluir un teléfono para que la Administración pueda ponerse en contacto con el interesado de una forma más rápida si es necesario. Se tiene que indicar el domicilio para recibir notificaciones. En el contenido del escrito debe aparecer el acto que se impugna, para lo que cabe referirse al órgano administrativo que lo ha dictado, al número de expediente y a la cuantía.
  • Por último, se plasman las alegaciones y pruebas y se aportan los documentos que se consideren oportunos para que el Tribunal los estudie.

Alegaciones o recursos

En el momento en que el ciudadano presenta la reclamación económico-administrativa, queda suspendida la ejecución de la sanción de forma automática, sin que sea necesario que el ciudadano lo solicite. Por tanto, no tendrá que pagar la multa hasta cuando el Tribunal resuelva, si no estima la reclamación del interesado.

Después de estos trámites, si los recursos y reclamaciones son desestimados, a la persona sancionada todavía le queda la vía judicial para manifestar su disconformidad con la multa y solicitar que sea anulada.

Reclamar una multa de Hacienda si resides en el extranjero

También puedes reclamar una multa de Hacienda desde el extranjero sin ningún problema, pero recuerda que todos los trámites y juicios tendrás que hacerlos en España.

Abogados para recurrir multa a Hacienda

Nuestro despacho de abogados fiscalistas en Barcelona se encarga de esta materia desde hace años.

Puedes contactarnos por:

E-mail: info@violaperez.com
Pedir cita para hacer una consulta:
Teléfono: 932228696

Contacto

Pida su primera consulta con nosotros

Somos un despacho de abogados fiscalistas en Barcelona especialista en derecho fiscal y tributario. Defendemos a nuestros clientes ante comprobaciones de Hacienda, inspecciones, sanciones, demandas y cualquier procedimiento con Hacienda. Ofrecemos servicios de planificación fiscal y tributaria para que pague menos impuestos, siempre dentro de la legalidad.

En Viola Pérez (titularidad de Viola Pérez) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de responder consultas. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a info@violaperez.com. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

Comparte el artículo en tus redes

Share on facebook
Comparte en Facebook
Share on twitter
Comparte en Twitter
Share on linkedin
Comparte en Linkdin
Share on pinterest
Comparte en Pinterest